in

Las caminatas de Fernando Larenas se convierten en tertulias

Fernando Larenas, periodista y apasionado lector
No es raro que el periodista Fernando Larenas salga de su departamento para comprar en alguna de las tiendas de la avenida y, lo que sería un mero trámite de menos de 10 minutos, termine en una charla extensa.
Como buen periodista, es un gran conversador y lector. Sumados ambos factores y los vecinos de la zona, el resultado es tertulias profundas. Durante sus salidas por el barrio, Larenas se detiene y saluda con Jorge Ortiz, otro periodista y apasionado de la lectura. 

Periodista en un barrio lleno de matices

También conversa sobre libros con el escritor Modesto Ponce, otro vecino. “Es gente que está metida en el ambiente literario. Me he encontrado con Óscar Vela, Carlos Arcos, Rafael Lugo”, cuenta. Ellos son amigos escritores con quienes comparte sus aficiones literarias y musicales, además del gusto por el café. Antes de llegar a esta avenida, hace casi dos décadas, Fernando vivía en São Paulo, una ciudad que regocija a los ‘cafeteros’. “Está llena de edificios y cafeterías, es como una González, así que no sentí el contraste”, recuerda.
Los matices del barrio son otra de las características que hacen que el periodista no lo quiera abandonar: la neblina por la noche y en la mañana, el sol intenso al mediodía… Por estar alto, hay viento y soporta mejor la contaminación que generan los autos.
Pero en el momento de abrir un libro o escuchar música clásica, prefiere aislarse en el interior de su departamento, ahí se aleja del barullo y se refugia en las letras. A inicios de febrero, estaba seducido por ‘Los restos del día’, del premio Nobel Kazuo Ishiguro. “Es una belleza, trata sobre los mayordomos en las mansiones inglesas, desde los sentimientos. Es una súper novela”, recomienda.
Luego comenta que previamente leyó ‘El perpetuo exiliado’, del ecuatoriano Raúl Vallejo; y aprovecha para resaltar la capacidad narrativa de Paul Auster, en ‘4321’. 
Larenas no ha escrito ficción. “Dicen que uno tiene que hacerlo, pero el periodismo no te permite hacer otra cosa”. Sin embargo, cuando trabajaba en el desaparecido diario Hoy, junto a Francisco, ‘El Pájaro’, Febres Cordero publicaron ‘Testimonio». El texto recoge anécdotas ocurridas durante la visita del Papa Juan Pablo II, en 1985. Paradójicamente, en su biblioteca no guarda ni un ejemplar. Con ‘El Pájaro’ también se reúne a charlar, ya que su oficina está en la zona. 
Periodista al le gusta disfrutar de un libro entrañable y un buen café.
Al preguntarle si la González inspira, responde que sí y vuelve a la literatura. Óscar Vela, en ‘Todo es ayer’, describe dos barrios, uno La Floresta, y otro tiene que ver con la González, la Gonnessiat. Claro que inspira: el frío, la neblina”, dice. Pero hay algo que Fernando siente que le hace falta. Anhela una librería. Un espacio en que a ratos pueda refugiarse entre historias y café.
 

[socialpoll id=»2491855″ path=»/polls/2491855″ width=»840″]

¿Qué opinas?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Escrito por Desirée Yépez

En busca de la banda sonora

¿Cuánto ha crecido la tendencia de los co-workings en el mundo?