María Delia Lumbi es la casera de la González

María Delia Lumbi trabaja en la González Suárez

568 vistas totales, 4 en el día de hoy

El trabajo en la González Suárez es su fuente de sustento de María Delia Lumbi. Empezó a laborar en el sector hace ocho años y se ha encariñado con los vecinos que son sus clientes.

De lunes a viernes instala su puesto de frutas a la altura del Banco Pichincha de la Plaza Churchil, a eso de las nueve de la mañana. A las  cuatro y media se cambia a la puerta del Cyrano. A las 19:30 emprende retorno a San Carlos, donde tiene su hogar. No hay descanso en el fin de semana. Los sábados y domingos ofrece sus frutas también fuera del edificio Atrium.

Tiene juventud y fuerza para seguir. Lleva 31 años de vida y los últimos ocho años ha hecho amigos. Mientras conversa con algún taxista que espera una carrera, los transeúntes le preguntan por sus productos, la reconocen como la “casera del lugar”.

Ofrece todo tipo de frutas, cada día llega con 8 ó 10 baldes cargados de frutillas, naranjas, mandarinas, mangos, duraznos, piñas, papayas, aguacates o arándanos. Todo depende de la temporada. Los productos estrella son los aguacates y las frutillas. “Los vecinos de la González Suárez me conocen porque ya vendo años aquí, tengo caseras, clientes del banco y los que están de pasada”.

Su hijo menor, José, la acompaña siempre, pues sale de la escuela y la encuentra en su punto de trabajo. Su esposo es chofer de taxi y sus dos hijos mayores estudian en el colegio y luego van a la casa, allá en San Carlos.

María Delia ha notado el cambio del barrio en este tiempo. Le han llamado la atención las iniciativas por mejorar el tráfico vehicular, la limpieza, el ornato y la seguridad. Todo esto le da más confianza para seguir con su negocio. “Es bonito este lugar, las ventas son buenas, me gustan las navidades, las luces, la gente…”. También comparte espacio con otros vendedores, con quienes cuidan los carros o con los dueños de las tiendas o pequeños emprendimientos del sector. Cree que la convivencia es buena y que en la avenida hay espacio para todos.


Notas relacionadas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *