Podar o mutilar un árbol

320 vistas totales, 1 en el día de hoy

Por María Isabel Bucheli

Se ven escenas de hacha y motosierra que no desmerecen en nada a los mejores éxitos del cine splatter. Así son los horrores que quedan tras el paso de cuadrillas de llamados ‘jardineros’, que enviados por “preocupados” vecinos, mutilan árboles pensando que los podan.

Quedan los árboles después de la mal llamada poda con el tronco desmochado, desprovistos de casi todas sus ramas y, muchas veces, reducidos a una especie de candelabro fúnebre.

Desmochar un árbol no es podar, sino mutilar.

La poda es un arte que obliga a saber de botánica y de técnica , sin embargo hay mucha gente piensa que podar es saber usar una motosierra y termina cortando todo por lo sano. También impera una herencia rural.

En el campo y el monte sí son usuales las cortas agresivas para manejar los árboles frutales, obtener vigas o darle ramas al ganado. Pero esos modelos, útiles para esos fines en el campo, se trasladan sin sentido alguno a los árboles ornamentales de la ciudad. El resultado es desastroso.

La escena se ha hecho tan abundante que, incluso, parece normal. De hecho, son muchos los ciudadanos que creen que es necesario podar los árboles urbanos para evitar roces con los cables o hay otros que agradecen el corte drástico de ramas y troncos pensado que crecen mejor gracias a ello. Pero no es así.

Los árboles no necesitan podas. Por el contrario, sufren, se debilitan, enferman y mueren por ese manejo. Esta costumbre errónea deja un legado patético: árboles feos, contrahechos y que no dan los servicios que requerimos de ellos, como la sombra o la belleza.

La normativa municipal

Para podar un árbol en Quito se necesita la autorización de la Secretaría de ambiente.  http://www.quitoambiente.gob.ec

El Municipio de Quito, en su Ordenanza 282, artículo 22, denominado PROHIBICIONES indica lo siguiente:

Artículo… (22).- Prohibiciones.-

Para efectos de una adecuada protección de los ejemplares del arbolado público, se prohíbe expresamente:

a) Talar o destruir ejemplares sin autorización del órgano metropolitano competente.

b) Podar y/o cortar ramas sin supervisión del órgano metropolitano competente.

c) Lesionar su anatomía o perjudicar sus procesos fisiológicos a través de heridas,

aplicación de sustancias nocivas o perjudiciales, acción del fuego, entre otras.

d) Fijar cualquier tipo de elemento extraño en el tronco o ramas del árbol.

e) Pintar los árboles con cualquier sustancia.

f) Disminuir y/o eliminar el espacio libre asignado a la vegetación en la superficie

impermeabilizada; o, alterar o destruir cualquier elemento protector de los árboles.

La ordenanza define tres tipos de infracciones:

Leves con una multa del 30% del salario básico unificado para quienes:

  1. No reparen los daños provocados accidentalmente, o por accidente de tránsito sin infracción de la ley, a un espécimen del arbolado público.
  2. Ubiquen cualquier tipo de elemento extraño en el tronco o ramas del árbol.
  3. Pinten los árboles con cualquier material o sustancia.  

Graves para quienes

  1. Incurran en las prohibiciones establecidas en el artículo 22,
  2. Talen un ejemplar arbóreo sin el respectivo permiso.
  3. Ejecuten obras en aceras, fachadas, cerramientos o mantenimiento del arbolado público sin sujetarse a las reglas técnicas aplicables

Muy Graves La reincidencia en el cometimiento de una infracción grave y será sancionada con una multa equivalente a cuatro (4) salarios básicos unificados, quienes:

  1. Afecten, eliminen y/o destruyan por accidente de tránsito con infracción de la ley, un ejemplar del arbolado público urbano y/o arbolado incluido en el inventario patrimonial.

Los árboles son seres vivos.

Los árboles no toman su alimento del suelo, ni del agua, ni de la atmósfera.
Los árboles, al igual que todos los seres verdes, elaboran sus propios alimentos.

El alimento de los árboles se produce en la copa, en su follaje, en las hojas. Por eso es tan importante conservarles su follaje, su copa, sus hojas.

Podar inapropiadamente propicia la penetración de hongos en heridas sin cicatrizar y produce pudriciones graves en la estructura del árbol, daños que continuarán durante toda su vida. Las podas mal hechas enferman y disminuyen la perspectiva de vida de los árboles, estos sobreviven dañados y siguen creciendo, convirtiéndose en árboles peligrosos.

Notas relacionadas

 

One thought on “Podar o mutilar un árbol”

  1. Excelente información, muchas gracias. Necesitamos difundir esto, en Quito, muchos pobladores no valoran el servicio que nos prestan los arboles, hay la tendencia a mutilarlos.
    Voy a utilizar esta información, citandole como fuente, para enviar a mis vecinos, que son campeones en la queja contra los árboles.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *