in

Moradores toman la iniciativa de recuperar el orden y seguridad

estacar la organización ciudadana de Tumbaco
Un grupo de moradores de Tumbaco en una manifestación por la inseguridad y desorden.

El movimiento del centro de la parroquia de Tumbaco es intenso, como un corazón palpitante. Solo en cuatro calles y el parque central se concentra la mayor actividad comercial, educativa, eclesiástica y administrativa de una parroquia de más de 60.000 habitantes.

Su importancia histórica, patrimonial, económica y el paso de la avenida Oswaldo Guayasamín lo han hecho un punto estratégico y dinámico para el comercio. Es tan común ver sus calles con una gran algarabía y presencia de vendedores de varias partes de la ciudad. 

Vecinos del centro en minga para la limpieza de aceras Foto: Salomé Mediavilla

En los últimos 10 años, ese factor hizo que la presencia de vendedores pasará de ser corriente a masiva. La situación se convirtió en un problema complejo que ha causado desorden, delincuencia, violencia y mala convivencia a moradores, transeúntes y visitantes. 

¿Cómo se llegó a esa situación?

Aproximadamente 390 comerciantes se ubican en las aceras y sitios del espacio público de cuatro calles, según propias observaciones del Comité de Seguridad del barrio. Desde hace seis años atrás la Administración Zonal de Tumbaco realizó una emisión de Permisos Únicos de Comercio Autónomo (PUCA) en calles y aceras.

Las autoridades de la actual administración zonal aseguran que ya no se entregan permisos y que solo se renuevan.

Además, se ha dado un proceso de deterioro progresivo del ornato y del ambiente seguro. Propiciado por grupos de comerciantes que instalan puestos grandes de productos y en medio de ellos se camuflan actividades ilícitas, según testimonios de los moradores en reuniones barriales. El hecho más evidente fue un riña de vendedores en la calle el domingo 17 de enero de 2021.

Comerciantes no regularizados en la acera de una calle principal Foto: Salomé Mediavilla

Juan Caiza, presidente del Comité de Seguridad y Convivencia del barrio, asegura que Tumbaco llegó a este punto porque ha vivido un proceso de desorden, caos, abandono y falta de interés de las autoridades de entes municipales locales y del Gad parroquial.

Reunión de moradores y Policía Nacional para abordar temas de inseguridad Foto: Ángel Mediavilla

Testimonios de vecinos, quienes prefirieron el anonimato, manifiestan que la situación desde hace 15 años empeora con el paso de los años. Han sufrido amedrentamientos, robos a sus locales y a sus empleados, vandalismo, agresiones y amenazas de parte de algunos comerciantes.

Además de una convivencia diaria con el microtráfico y bloqueos en su movilidad para salir de sus casas o atender clientes porque tienen el impedimento de grandes puestos de ventas o grupos de vendedores.

En vista de esta situación, decidieron volver a organizarse como ciudadanía y por medio de un colectivo, apoyado por la Secretaría de Seguridad del Municipio, lograron tener la atención y acción de las autoridades.

La razón para recuperar el centro

La principal motivación del Comité es que las calles se organicen en su totalidad y exista una sana convivencia para todos. Este lugar es muy especial para este grupo de tumbaqueños porque sus familias han vivido y forjado actividades fundamentales para la parroquia por varias generaciones.

Comerciantes informales en el centro de Tumbaco Foto: Comité Centro Facebook

La mayor preocupación del Comité es la situación de vulnerabilidad de niños y jóvenes porque en este punto estudian 6500 estudiantes en 5 centros educativos. En este tema muy delicado no nos han hecho caso e incluso nos han engañado, menciona Juan.

Nuestro Comité no tiene límites porque tenemos un grupo muy bueno que no desvanece ni en la lucha ni el trabajo pese a los desaires, bajones o dificultades que se han presentado.

Juan Caiza presidente del Comité de Seguridad y Convivencia del Centro

En 2014 hubo un grupo de ciudadanos que se unió para consolidar un cambio con el Gobierno Parroquial de Tumbaco y la Administración Zonal de la época. Sin embargo, tras dos años de reuniones, marchas y presiones al Municipio no lograron superar el problema.

Marcha pacífica Por Un Tumbaco limpio y ordenado 2014 Foto: Tumbaco Comunidad Comité pro mejoras Facebook

El impulso que motivó nuevamente la activación ciudadana

Las quejas de moradores y vecinos de otros barrios se sintieron tan fuerte a través de redes sociales que unió a los afectados, donde pudieron conectarse y compartir su malestar para sumar ideas.

Esa fue la experiencia para Carmen Llerena, actual secretaria del Comité de seguridad del centro. Por su profesión de comunicadora decidió abrir una cuenta en Facebook que le ayude a crear conciencia. Con esta plataforma pudo realizar la primera convocatoria virtual en julio de 2020 para tratar la problemática y conocer más gente.

Apreciados vecinos recuerden que hoy 31 de julio, a partir de las 18h00 se instalará la primera sesión de la asamblea…

Publicado por Tumbaco Seguro-Ordenado en Viernes, 31 de julio de 2020

Se encontró con personas que tenían una serie de pedidos que nunca fueron atendidos y que conocían muy bien el problema pero no sabían ¿cómo ayudar o cómo hacer algo para revertir la situación?

En su búsqueda, pudo encontrarse con dos jóvenes hermanos. Coincidieron en que debían organizar y unir a las personas para conseguir soluciones. Así emprendieron en un peregrinaje de un mes por las calles convocando puerta a puerta a los vecinos.

Las acciones para construir el cambio

Para octubre de 2020 convocaron a las primeras asambleas para socializar el problema. Al principio solo asistieron ocho personas pero continuaron y llegaron a tener en la convocatoria a más de 40 afectados. El primer hito fue la minga de la limpieza de las aceras el 31 de marzo del 2021.

Jornada de limpieza de aceras Foto: Comité del Centro Facebook

Ahora, luego de siete meses su gestión se ve reflejada en actividades para apropiarse y empoderarse de sus espacios públicos y campañas comunicacionales «ESTA ES MI VEREDA» «PONTE LA CAMISETA» para llamar a la concientización y motivación de apoyar la causa.

Al pueblo en general: Si visita nuestras calles disfrute de las veredas limpias y ornamentadas. Si desea comprar frutas…

Publicado por El centro de Tumbaco, patrimonio del valle en Jueves, 5 de noviembre de 2020

Han hecho mingas de limpieza y ornamento con plantas, un cacerolazo por la inseguridad, solicitud de mega operativos interinstitucionales de control, ubicación de vallas y han planificado propuestas culturales, como recorridos históricos, para recuperar la identidad y convivencia.

Es vital estar presentes y ser protagonistas de los cambios que propicien a mejorar nuestra casa, nuestra parroquia. No hacerlo en los últimos 15 años, nos ha pasado una factura lamentable y dolorosa.

Carmen Llerena, moradora del Centro de Tumbaco

Gestión con las autoridades

Desde el primer momento la organización del Centro acudió a las autoridades para ser escuchados y obtener resultados. Como con las de la zona no obtuvieron respuestas buscaron reunirse con las autoridades principales de cada institución.

El Secretario General de Seguridad, César Díaz, sostiene que la misión en Tumbaco es firme y larga. Para esto, han ejecutado operativos interinstitucionales para la sensibilización en el comportamiento de la ciudadanía y la verificación del cumplimiento del buen uso del espacio público.

Mega operativo en las calles del Centro Foto: Salomé Mediavilla

Además, para garantizar que se disminuya los índices de inseguridad y mantener las acciones, ha visitado cinco veces la parroquia y tiene contacto permanente con la ciudadanía para escuchar sus demandas.

Igualmente, han conseguido llegar a compromisos con otras entidades competentes para el restablecimiento del orden y respaldo a todas sus actividades.

Los compromisos hasta marzo del 2021 son: por parte de la supervisora de la Agencia Metropolitana de Control (AMC), Gabriela Obando, la regulación rigurosa del espacio público. De la Intendenta de Policía de Pichincha, Daniela Valarezo, la realización de todos los operativos necesarios, dentro de sus competencias y del comandante de Policía del Distrito Metropolitano de Quito , Alain Luna, el cambio y refuerzo del personal policial en sitios conflictivos.

Propuestas para llegar a la solución

Ante cada problema, los vecinos del centro han planteado una solución. Para la delincuencia, apropiarse de sus espacios con actividades culturales y de arreglos. Para las malas condiciones de tránsito vehicular, un plan de movilidad y para la reactivación de negocios, un laboratorio urbano.

La principal solución que se busca es la reubicación de los comerciantes a los dos grandes mercados (Central y El Arenal) que tiene la parroquia. Actualmente, 56 comerciantes autónomos no regularizados de diferentes giros, se acogieron al proceso con la guía de la Agencia de Coordinación Distrital de Comercio (ACDC).

Socialización de el proceso de reubicación a comerciantes Foto: Salomé Mediavilla

El proceso es largo y complejo, por los trámites y estafas que se les han presentado, pero los vendedores inscritos aseguran que es necesario porque su mayor afán es tener un sitio digno y estable donde vender. Por el momento la gestión está detenida por el cambio de autoridades de la ACDC.

La Asociación de Trabajadores del Mercado Central ha manifestado, en varias ocasiones, frente a las autoridades municipales, que tiene la predisposición de recibir a nuevas personas. Solo esperan que se ajusten a sus disposiciones, respeten las normas y no abandonen sus puestos.

En cambio, en el Mercado El Arenal, ya se han incorporado un grupo de vendedoras que comercializaba en las afueras. Además, han podido ingresar siete puestos de comida a un patio para vender de 15:00 a 22:00. Héctor Gutiérrez, presidente del barrio El Arenal, considera que se ha logrado orden pero aún falta mucho control y organización para que la propuesta sea sostenible.

Las expectativas del futuro

El Comité de Seguridad es consciente que tienen que redoblar esfuerzos para conseguir muchas metas que faltan cumplir. Saben que su tiempo de trabajo y gestión no tendrá limite hasta conseguir el objetivo principal.

Vecino sosteniendo cartel de la campaña Esta es mi Vereda Foto: Ángel Mediavilla

Mientras el proceso avance, tienen que fomentar la construcción de un ambiente de convivencia armónico e inclusivo donde todos sean partícipes. Mediante acciones pequeñas como el cumplimiento de normas básicas, la participación activa de las acciones emprendidas hasta el fortalecimiento del sentido de apropiación y la empatía.

Para Fernando Espinosa, vecino y propietario de un negocio en el centro por 22 años, a raíz de la conformación del comité central, asegura que se ha visto orden y bastantes cambios importantes. De todas formas, cree que aún falta el buen cumplimiento de las autoridades, en la aplicación de la normativa, sobre el mal uso del espacio público de comerciantes que todavía creen que el barrio es un mercado.

El único anhelo de todos los moradores de Tumbaco es que su centro vuelva a ser ese lugar pacífico, bonito, importante y cultural que siempre fue vital para el desarrollo de las ocho parroquias que conforman el Valle de Tumbaco.

¿Qué opinas?

10 puntos
Upvote Downvote

Comentarios

Deja una respuesta
  1. Sí, a los vendedores ambulantes les encanta salir a contagiarse de coronavirus, su mayor aspiración en la vida es convertirse en focos de infección y en alterar la tranquila vida de los buenos moradores tumbaqueños interrumpiendo la estética tan hermosa de una parroquia con moradores de bien como los tumbaqueños. JAJA

    Estar caminando por Tumbaco y ver a tanto municipal por todas partes “poniendo orden” se siente represivo. No se siente bien. ¿Recuperar veredas? Por favor! Nadie quiere ir a pasar el rato en una pinche vereda! Queremos parques y espacios verdes, las veredas son de la gente y del pueblo, de TODOS! Todos deberían tener la libertad de estar ahí sin ningún tipo de represión. ¿Quieren “espacios” de verdad? Quiten las verjas del parque para poder poner una manta en el césped y poder hacer picnic en el parque. Pero no! Por supuesto que eso no van a dejar. Porque es mejor que el césped se vea “bonito y estético” a tener un lugar en donde un niño se pueda sentar tranquilo ahí. En vez de eso, le tienen con esas pequeñas verjas para “no pisar el césped” ????
    Hablemos del hecho de la parroquia, ese espacio gigante con ese jardín hermoso que está privatizado y que tiene muchísimo potencial incluso para hacer un mercado permanente y bonito en el centro de Tumbaco en donde los pobres vendedores puedan vender. Pero no! Está cerrado no apto para el público y peor aún para los tumbaqueños. Es más, hasta le pusieron verjas más grandes. Como a una cárcel. Un lugar central que debería ser público y que los moradores de Tumbaco podrían disfrutar de un buen mercado y un buen jardín para los ancianos y los niños y podría ser un espacio recreativo hermoso. Hablemos de espacios públicos. De cómo Tumbaco no tiene áreas verdes ni parques. Tiene una plaza sin césped. Una parroquia totalmente cerrada, un pavimento sin señalización ni paso cebra, un tráfico horrible y las veredas llenas de represión a personas que podrían tener un mercado ahí pero no tienen.
    Hablemos de cómo se quejan de los vendedores ambulantes pero no de las fundas de basura que dejan en las veredas los mismos habitantes de las casas de Tumbaco. Ahí en la calle toda la basura. Ni una casa tiene un basurero medianamente digno en las veredas. Hablemos de cómo los dueños de esas mismas casas sacan a sus perros a cagar por todas las veredas. Que hermoso es caminar por Tumbaco y pisar mierda de perro de la misma señora que se queja de que el vendedor le ensucia la calle. Jaja son un chiste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Escrito por Salomé Mediavilla

Susana Pérez, una maestra símbolo de servicio en Tumbaco

Veterinarios de la clínica Animal Help

Veterinaria Animal Help prioriza el bienestar de la mascota