in

Los distribuidores de gas usarán nuevamente su jingle para promocionarse

Febrero empieza con una noticia desalentadora para la organización del barrio. El martes 2 de febrero se comunicó que los distribuidores de las bombonas de gas anunciaron que volverán a usar la música en altoparlantes para promover su servicio. La noticia fuer ratificada el miércoles 3 y los comerciantes han asegurado que desde el 4 de febrero utilizarán nuevamente el jingle y los parlantes en las calles del sector.

¿La razón? Los distribuidores han visto deterioradas sus ventas desde que aceptaron la propuesta del Comité Pro Mejoras para utilizar WhatsApp. El plan tuvo acogida entre la mayoría de vecinos porque era una forma de combatir la contaminación sonora en el sector.

Las partes firmaron un acuerdo y comunicaron al barrio para que los residentes hicieran sus pedidos por mensaje a los distribuidores autorizados. Los dirigentes del barrio realizaron una campaña de información para que más vecinos se unieran al pedido.

Pide el gas por WhatsApp

Sin embargo, según insisten los comerciantes, la poca aceptación del proceso hace que el trato vuelva a cero. «Ellos desgraciadamente tienen autorización del Municipio para hacerlo y pusieron de parte ante nuestro pedido, pero ha significado bajar considerablemente sus ventas», explicó en los chats del barrio María Luisa Cordero, parte del Comité y una de las impulsoras de la iniciativa.

El pedido para los vecinos y las reacciones

Desde el inicio del proyecto, los distribuidores de gas solicitaron a los vecinos que evitaran la intermediación de guardias y conserjes de algunos edificios para comprar el gas porque generaba, según ellos, un negocio paralelo. Ese pedido no se ha cumplido, en palabras de los comerciantes.

En los mismos chats los vecinos recibieron la noticia con sorpresa. «Es increíble que nuestra directiva se esfuerce tanto para que la vecindad no sea capaz de seguir las normas. Definitivamente vamos a tener la contaminación auditiva que nos merecemos», escribió una vecina.

«La directiva y los administradores sólo pueden informar y recomendar. No hay forma de obligar a los condominos (a comprar gas por WhatsApp)», dijo otra residente.

«Hay leyes que prohiben la contaminación por ruido. La ley está de nuestro lado, sin importar si el municipio les da «autorización» a los gaseros para violar la ley», respondió otro morador.

Una vecina fue un poco más allá. Sugirió: «(…) al ser varios distribuidores posiblemente los pedidos no son equitativos en cantidad, no se que tan viable sería verificar cuantos edificios requieren esta modalidad de compra y gestionar con los distribuidores directamente acuerdos por grupo de edificios y así tengan equitativamente negocio. Esto haciendo un símil de distribución como lo tienen los edificios con gas centralizado».

Una de las vecinas preguntó cuál es el posible negocio de algunos guardias y conserjes porque ella veía como un pretexto el anuncio de los distribuidores de gas. Ante esto, María Luisa Cordero explicó: «No es pretexto. Los vecinos o dueños de dptos, delegan al guardia la pedida del gas, envían los $3.5, pero el guardia le entrega $3 o $2.75 al distribuidor y uds. ni se han enterado (…)».

Participa en esta encuesta

  • Question of

    ¿Cómo compra la bombona de gas?

    • Pido por WhatsApp
    • Salgo cuando pasa el vehículo del gas
    • Alguien del edificio me ayuda a comprar
  • Question of

    ¿Está de acuerdo con que el barrio mantenga un acuerdo con los distribuidores de gas para evitar la contaminación sonora?

    • NO
    • ME ES INDIFERENTE

Comentarios

Deja una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Escrito por Unos Tres

La González Suárez, ¿un buen barrio para vivir?

Se viene un brote de amor al barrio