in

Junio fue el mes de los peatones en el barrio

¿Qué puede aprender la González de otros barrios? Esta es una pregunta que se plantea en el artículo ‘La obra del voluntario recién comienza’. El cuestionamiento apareció en la edición de junio último mes, una vez que se activó la iniciativa Somos Barrio.

Este fue el tema principal de la edición de junio de UNOSTRES por la González Suárez. Las actividades de los residentes se reflejaron en las páginas de la gaceta que circula desde el 29 de junio.

Los voluntarios, durante junio, realizaron una minga y ayudaron a los peatones a cruzar la avenida. La propuesta tuvo respaldo de decenas de residentes, pero aún hace falta más convocatoria.

«Deben tener paciencia», recomienda Rolando Sampedro, líder en el Comité del Pueblo. Al inicio, recuerda el dirigente, siempre hay poco apoyo. El paso del tiempo y las actividades hacen que la gente se sume.

La misma percepción tuvo Fernanda Burneo, una de las voluntarias de Somos Barrio. «Pensábamos que la gente se iba a involucrar enseguida, pero debemos tener paciencia», asegura.

Julio tendrá nuevas actividades. En un principio estuvo anunciada una minga para el 7 de julio, pero decidieron moverla para el 21 de este mes. La limpieza se hará en la Coruña, Humboldt, San Ignacio y en la González Suárez, desde las 10:00.

La literatura es parte de la González

En La Esquina del Café estuvo Óscar Vela. El escritor tiene un vínculo con el barrio. Gusta mucho de las cafeterías, donde regularmente se junta con sus amigos de tertulias.

El barrio es el escenario de las historias de los libros de Vela. Para él, la vía es más que una avenida amplia de la capital ecuatoriana. Es más que una vía bonita, con mucha gente. La vida que acoge es inspiración.

Los personajes que da vida el escritor viven o llegan aquí por alguna circunstancia. En ‘Todo ese ayer’ (2015) un recuerdo de su juventud es uno de los escenarios principales. “En esa época había casas muy grandes, tuve fiestas y pasé muchas tardes ahí. En una de esas casas que imaginaba, recreé una sección entera de la novela”. La vivienda, en la historia, se levanta sobre la Gonnessiat.

La caligrafista que quiere pintar unas gradas

Carolina Iturralde tiene un sueño. Quiere pintar las gradas del Pasaje de los Suspiros. Es más quiere que sea un proyecto muralista del barrio.

Ella vive en la calle San Ignacio y transita regularmente por la escalinata. De ahí nació la idea. No quiere hacerlo sola, le gustaría que otros artistas de la zona se sumaran. “Y también el Comité. Sería mejor lograr el respaldo de una organización barrial”, dice la artista.

UNOSTRES se entrega en los edificios y negocios de la González y sus alrededores. Si ya la leíste, coméntanos.

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por Unos Tres

Es momento de remodelar su departamento

El taller de María Pérez en Guápulo

En el taller de arte de María se pinta con libertad