in

Los ‘co-workers’ buscan refugio

El coworking funciona en la calle San Ignacio. Foto: UnosTres

La tendencia llegó a la González Suárez. Dos ‘co-workings’ funcionan en el barrio y atraen a un grupo de emprendedores de  Quito. Esta forma de trabajar es muy común en el resto del mundo, al punto que existen nuevas variaciones.

Las ventajas de ocupar espacios compartidos atrajeron a Verónica Poveda y Andrea Chávez fundadoras de Conceptum, una empresa de Marketing y Comunicación de dos años de vida. El primer punto a favor es el ahorro económico que significa utilizar una oficina de un ‘co-working’ en vez de una alquilada solo para ellas. «El precio del alquiler es más barato, casi la mitad y, además, recibes otros beneficios que en una oficina no». 

Internet, salas de reunión, seguridad, café… son parte de esas ventajas que a lo mejor no pueden tener en un lugar privado. En el ‘co-working’ tienen un costo fijo por todos los servicios y eso sirve de mucho para los emprendedores.

Generan conexiones

«Todas las personas que estamos aquí tenemos empresas que apenas están despegando y trabajar aquí genera una red de contactos», resalta Verónica. El espacio, además, permite que compartan experiencias sobre las fases de crecimiento de las nuevas empresas. Otra ventaja es que pueden reunirse con otros profesionales que ofertan servicios que son de interés de sus clientes. Entonces, se cumple la norma de un ‘co-working’: crear comunidad.

En la entrada de WorkingUp hay dos bicicletas que adornan la pared: Foto: UnosTres

La estructura de un coworking

Conceptum opera desde hace un año en WorkingUp, un ‘co-working’ que funciona en la calle San Ignacio. El espacio tiene un ‘look’ contemporáneo. Incluso tienen un ‘play room’ o sala de juegos como parte de sus servicios. «Contratamos a un diseñador para aprovechar el espacio y generar más interacción entre las personas», explica Andrés Vásconez, gerente del lugar. 

En el ‘play room’ se puede jugar playstation o ver la televisión. En el patio hay una barra para comer al aire libre y siempre los usuarios cuentan con café ilimitado como parte de los servicios. Vásconez insiste en que justamente esas son las ventajas del espacio: facilitar el trabajo de los usuarios. En WorkingUp laboran un promedio de 30 personas a diario de entre 23 y 50 años. Alrededor de este espacio no existen muchos edificios de oficinas.

Connect está ubicado en la Paúl Rivet y 6 de Diciembre, una zona con más edificios de oficinas. Está en el segundo piso de una casa y dispone de salas de reuniones y, en especial, ambiente para ‘co-workers’ emprendedores e innovadores. 

El ‘co-working’ Connect funciona desde el 2017 en la Paúl Rivet y 6 de Diciembre. Foto: Perla García

Llegan trotamundos del trabajo a Connect. Un promedio de 20 trabajadores ocupan a diario los espacios disponibles en este ‘co-working’, que este 2018 cumple un año de funcionamiento. 10 dólares paga un ‘co-worker’ por utilizar una mesa compartida durante una jornada. Su ventaja es su localización. Está cerca de la Ecovía, restaurantes y la zona bancaria del centro norte de Quito.

La innovación es parte del modelo de negocio

Los tres socios de Connect tardaron tres meses en adecuar la casa donde funciona su empresa. La idea era tenersalas de reuniones, tres oficinas privadas y espacios para las conferencias. Pero ahora buscan un giro. Apostarán por ser una incubadora de ‘start-ups’. André Méndez, uno de los propietarios, explica que quieren apoyar a empresas tecnológicas. «Muchos de los técnicos saben mucho de su profesión, pero no saben vender», sostiene Méndez. 

Connect ofrecerá servicios para apoyar en la comercialización de productos de los emprendedores. Esa será una línea de trabajo en el futuro. La fortaleza de Connect han sido los talleres para los jóvenes profesionales en:

  1. Leyes. Los pasos, por ejemplo, para crear una empresa.
  2. Mercadeo digital. Cursos prácticos para promocionar productos.
  3. Comercialización. Uso de CRM y seguimiento de clientes.
  4. Diseño. Los pasos para crear la imagen de una empresa.

El apoyo a los ‘co-workers’ es la línea común entre WorkingUp y Connect. Los trabajadores tienen desde café gratis hasta seguridad. A veces, solo se molestan por el ruido que genera tanta gente laborando en un mismo sitio, pero nada que se convierta en una queja.

[os-widget path=»/unostres/participa-en-esta-trivia-sobre-los-co-workings» of=»unostres» comments=»false» width=»840″]

¿Qué opinas?

Escrito por Marcos Vaca

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

José Ignacio Quintana quería vivir en ‘Ciudad Gótica’ y llegó a la González

Nació hace 58 años la iglesia Nuestra Señora de La Paz