in

Lo que se ha visto tras la ejecución de la Zona 30

Frente a La Inmaculada hay reductores de velocidad.
Por Salomé Mediavilla, estudiante de la Universidad Tecnológica Equinoccial

El tránsito por la González Suárez está condicionado. Conductores y peatones lo saben, pero qué ha ocurrido y cómo se ha cumplido las primeras semanas de la campaña de prevención de la Zona 30.

El proyecto busca que los transeúntes puedan cruzar la avenida de forma más fácil. Además, que los conductores reduzcan la velocidad. Las campañas de concientización y control se mantienen, pero -según algunos residentes- el control debe ser constante.

El miércoles 16 de mayo, pasadas las 06:00 estaban agentes de tránsito disfrazados entregando flyers informativos para los conductores. Además, hicieron controles preventivos en la vía para indicar a los ciudadanos a qué velocidad circulaban.

Ecuavisa también estuvo presente el miércoles, con la reportera Andrea Marín preguntando a Diego Naranjo, director de seguridad vial de la AMT sobre la planificación y el control que están realizando. Ese día los moradores expresaron que se sienten más seguros.

Los puntos conflictivos 


De 06:40 a 09:30 es el horario más difícil de circulación, pero el más conflictivo es a las 07:00. Esto se debe a la gran afluencia de atletas con sus mascotas y por el ingreso de transportes escolares en el Colegio La Inmaculada.

Así lo ha visto en 12 años, Oscar Bolaños, guardia de la institución. Él asegura que la zona 30 es una buena iniciativa pero que sería más efectivo poner semáforos, reductores de velocidad o radares.

A las 07:30 la vía se congestiona y a las 09:00 se satura, según Dora Andrade, transportista. Todo empieza desde el redondel, Winston Churchill,(por el Banco Pichincha). Ella cree que la zona 30 causará más tráfico, ya que es un límite de velocidad muy lento. Cree que funcionaría de mejor manera las fotomultas.

Los cambios de la zona 30

El límite de velocidad aún es irrespetado. Esa es la percepción de Arcene Desaguste, cuidador de autos en el sector de La Inmaculada.  No pierde la esperanza de que en el futuro cercano los conductores entiendan los propósitos de la Zona 30. Para él, la solución es colocar reductores de velocidad.

A Vicente Chamba le preocupan los accidentes de tránsito por las altas velocidades, él cuida autos por el sector del Hotel Quito.  No ha visto directamente a los vigilantes de la Agencia Metropolitana de Tránsito realizando la campaña de la zona 30, pero sí ha notado la disminución de la velocidad. 

¿Qué opinas?

Escrito por Unos Tres

Comentarios

Leave a Reply
  1. El límite de velocidad no debe ser el fin de la medida, sino la tranquilidad de los transeúntes del barrio de poder cruzar la avenida de manera segura y eso no está sucediendo, pese al nuevo límite de velocidad. El tema es que a los conductores no les interesa parar aún cuando ven que alguien está intentando cruzar. Si eso no mejora, aunque el 100% de vehículos baje l velocidad, no servirá para nada

  2. Mientras no se pongas los reductores de velocidad a altura de vereda, los vehiculos no bajaran la velocidad. No se.piede ooner un agente de transito en cada cuadra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

#SomosBarrio, una campaña incubada en una cafetería

Un mono, Hitler, tallarines descubiertos en la avenida