in

La realidad de los lentes oftálmicos

Por Marina Donoso O.D.

Los parámetros reales para la adquisición de un par de lentes van más allá del precio, un diseño o una tendencia. No damos la importancia que este artículo de lujo tiene en la historia; antes eran considerados piezas de joyería.

Esa es la razón por la que ciudades tradicionales y cultas como la bella Cuenca mantienen en algunos locales del centro la costumbre de combinar óptica con joyería. Inicialmente la lectura era un lujo de las clases privilegiadas.

La educación y la alfabetización estaban destinadas solo para las esferas más altas de la sociedad; ahora es penoso ver lentes que se venden como artículos al menor precio posible; cuando son la antesala de nuestro rostro. La herramienta principal de nuestro trabajo.

Siempre busco reforzar en nuestros pacientes que los ojos realizan el trabajo físico cuando leemos un libro, hacemos trabajos escritos de comunicación o entretenimiento en un computador. Este dispositivo, que ahora es parte de nuestras vidas, ya sea en forma en tablet, pantalla de teléfono, monitor de escritorio o un reloj, es la realidad.

Las señales a tomar en cuenta

Debemos buscar formas efectivas en que esta herramienta llamada lente sea la mejor, en función a material, diseño y marca.  La óptima corrección permite un trabajo más rápido, sencillo, efectivo y con mayor nivel de concentración. Esto evita efectos secundarios que no son normales, aunque así nos hayamos acostumbrado. Los ojos no deben terminar rojos, inflamados o adoloridos después de una jornada de trabajo. Esos síntomas indican que se requiere ayuda.

Otra sintomatología de falta de corrección es dolor de cabeza o irritabilidad por el trabajo con el computador. Son señales de cansancio y esfuerzo, es como trotar descalzo una larga jornada. Hay que brindar confort a la “niña de nuestros ojos”, la visión. Ver excelente de lejos no indica que no necesitemos un lente para trabajo en visión próxima, hay corrección para cada distancia, trabajo y área específica.

Por eso busquemos excelencia en receta, materiales de calidad óptica y garantía en los armazones que reflejen nuestra personalidad, esa es nuestra consigna.

 

[playbuzz-item item=»abc71092-ec79-4551-8c18-8d9245b2c16a» shares=»false» info=»false» wp-pb-id=»102673″]

¿Qué opinas?

Escrito por Unos Tres

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Los tres momentos de la segunda minga

Carta para un acordeonista