La vereda del Colinas de Guápulo son amigables

La vereda del Colinas del Guápulo lucen amigables

35 vistas totales, 11 en el día de hoy

En tres meses el edificio Colinas de Guápulo se transformó. La reconstrucción de la acera de su frente —por una más moderna e inclusiva— le dio al edificio una mejor presentación.

Retiraron los árboles enfermos e implementaron nuevas jardineras para los nuevos árboles. Asimismo, perfilaron los bordillos a las medidas establecidas, cambiaron el material de la acera a uno más propicio y vistoso; convirtiendo a su acera en un espacio más accesible, seguro y recreativo.

La directiva del inmueble decidió modernizar la acera porque querían renovar las instalaciones externas como internas; y porque siempre han buscado dar buen mantenimiento a los espacios recreacionales y así colaborar con los arreglos del espacio público. Incluso firmaron un convenio con el Municipio para trabajar en conjunto asegura Mercedes Mora, administradora del edificio.

Realizaron la planificación, la organización, la ejecución y el control del trabajo. Procedieron a hacer los trámites para cumplir con la normativa y los permisos. El diseño de la obra estuvo a cargo del arquitecto Fernando Núñez Pallares y los copropietarios dieron un aporte económico exclusivo.

El único motivo de la obra: brindar un espacio para que los niños tengan un sitio para jugar y los arrendatarios, visitantes y los peatones puedan estar seguros y cómodos.

La obra se edificó durante octubre, noviembre y diciembre de 2018 y se inauguró en el último mes del año pasado. Núñez Pallares es vicepresidente de la directiva del edificio, diseñó la obra y construyó el edificio hace 33 años.

Aceras ideales

Un prototipo de acera, según el Manual de Diseño de Calles Activas y Caminables del arquitecto Diego Hurtado Vásquez, es el que proporcione seguridad al espacio público.

Deberá tener cuatro franjas diferenciadas, de borde, de circulación, de servicios y de seguridad. Sus medidas mínimas deben ser de 340 cm. Este estudio fue presentado en 2016 para la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Central del Ecuador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *